Sibaritas & El Vino: Maximiliano Cabezón Llorens

0

 

goodMax_10057Entrevistamos a Maximiliano Cabezón que salió del anonimato cuando participó en Master Chef de Canal 13 en Chile. Nació y vivió en Viña del Mar hasta los 23 años. Estudió en el colegio alemán y luego ingeniería civil industrial en la Adolfo Ibañez, motivo por el cual tuve que irse a Santiago a terminar el magister en la sede de postgrado en Peñalolén. Desde pequeño fue aficionado a la cocina, los deportes extremos y a la informática/robótica.

Cuéntanos más sobre que te gusta hacer.

Siempre fui de las personas que cuestionaba todo, no me gustaba el sistema del colegio, me gustaba más pensar y crear que estar sentado escuchando material de un profe que no me interesaba. Entre a estudiar ingeniería porque siempre pensé que eso me iba a llevar a ser un inventor, que es lo que me considero hoy en día: un inventor y buscador de soluciones a todo. Me encantan los desafíos y las competencias de cualquier tipo entre amigos.

¿Cómo ha sido tu experiencia laboral?

Screen Shot 2016-05-29 at 10.51.02 AMEntré a trabajar durante el periodo de mi tesis en una agencia de marketing digital dónde desarrollé nuevas tecnologías para la industria del BTL (bellow the line marketing) por ejemplo, máquinas que se activan con un tweet, un like de Facebook, etc.. para eventos o activaciones de marcas.

Por falta de recursos en mi área, se decide cerrar nuestro “laboratorio”, renuncié y me fui de vacaciones 1 mes a panamá con mi polola, momento en el cual me avisan que quedé en masterchef. Llegamos, la competencia es historia y ahora estoy 100% dedicado a la comida y la cocina, en todos los ámbitos, desde tecnología a cenas creativas, como embajador de marcas, conductor de un programa en el 13C, etc..

Nunca fui muy atado al Vino hasta que conocí a Ornella, mi polola. Su familia tiene la Viña Dalbosco, una viña familiar manejada por 4 hermanos en Punitaqui, Valle del Limarí en la región de Coquimbo.

Ahí empecé a conocer más desde el proceso inicial del cultivo de la uva hasta el embotellamiento. Empecé a entender más de cómo afecta el entreno a una cepa, no sólo las condiciones climáticas, sino desde entender que las manos cayosas de las personas de quienes cosechan, afectan incluso con ese pequeño detalle al resultado final. El vino es algo vivo, como el queso, y es por eso mismo que empecé a interiorizarme más, creo que un vino tiene que ser una obra de arte más que una bebida comercial.

Durante el paso por masterchef, me propuse estudiar cocina de forma autodidacta, seria, creativa, de tendencia. Me puse a entender conceptos más que recetas, algo que siempre me apasionó, decidí convertirlo en mi estilo de vida, en mi oficio, combinando ingeniería y cocina.

¿Cuáles son tus planes?

En 5 años espero tener mi restaurant en alguna lugar de chile, ojalá no Santiago, me encantaría poder sustentarme haciendo algo en regiones, quizás en la playa con la materia prima del entorno.

Amo viajar, por lo que también creo estar, probablemente, viviendo un tiempo en algún lado, quien sabe. Ultimamente todo sucede tan rápido que hacer una proyección a 5 años como buen ingeniero, se me ha hecho difícil por las emociones que he ido sintiendo

¿Cómo te podrías definir?

Me considero un cocinero creativo y desafiante, me encanta rescatar lo mejor de cada instancia y sobre todo me entrego a rescatar historia de personas que son apasionadas que comparten lo mismo que yo, la comida.

andes@andeswines.com

Share.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.