El desafío de los lagos artificiales de centrales hidroeléctricas y centrales de paso en el sur de Chile.

0

La alta judicialización de proyectos de energía y la interacción con la comunidad es un tema importante al momento de proyectar y construir un nuevo emprendimiento energético.

En Chile, la generación de electricidad a través de centrales hídricas cada vez toma más fuerza de norte a sur. Eso nos lleva a tener embalses en zonas con estrés hídrico como el reciente proyecto que pretende construir una central y embalse que utilizará agua de mar que se bombeará a 600 metros de altura.

Según señala Maximiliano Morales, ingeniero agrónomo especialista en el desarrollo de proyectos de RSE y Valor Compartido: “En la región del Bio Bio se hacen cada día más común las centrales de paso, que pese a cumplir con todas las exigencias ambientales, no han logrado generar una interacción con la comunidad para apoyar el desarrollo económico, considerando que están interviniendo un territorio que afecta al turismo, la pesca y caudal del agua en los ríos.”

El impacto de los espejos de agua (lagos artificiales) en las zonas aledañas entrega una oportunidad única para implementar un desarrollo turístico y agro-vitivinícola que está en ciernes en diversos lagos artificiales, pero que se verá reactivado con este impulso en la construcción de centrales hidroeléctricas.

Morales recalca que “La misión de una empresa cuando interviene un territorio, debe tener una visión a largo plazo para entender que la comunidad sufre un impacto que puede ser mitigado que vaya más allá de la construcción de una cancha de futbol, una sede social y/o capacitación a los habitantes de la zona. Hablamos de replantar especies nativas que se están extinguiendo o recuperar la agricultura ancestral que se expresa por ejemplo la vitivinicultura a partir de cepas finas y/o patrimoniales que están quedando en segundo plano, y que podría ser una actividad económica importante.”

Actualmente, en muchos de estos lagos artificiales existe una desarticulación de actividades turísticas y productivas propias del bajo posicionamiento de los sectores, lo que entrega una gran oportunidad para profesionalizar y articular la oferta para atraer nuevos flujos de visitantes e inversionistas interesados en construir emprendimientos tanto hoteleros como nuevas plantaciones no tan sólo de viñedos como ocurre en el Lago Colbún, sino también, por ejemplo, plantas cerveceras.

En los actuales embalses artificiales donde se ha creado una laguna artificial, ha existido un desarrollado acotado de parte de los empresarios locales entorno al turismo con cabañas, restaurantes y en algunos casos, viñedos experimentales que han tenido excelentes resultados en cuanto al establecimiento de la viña misma.

En este contexto, el desarrollo vitivinícola debe ser potenciado en estas riberas ya que el tipo de suelo que se encuentra en las riberas posee altos contenidos de minerales de diversos tipos que ayudan a que la parras de uvas como Sauvignon Blanc, Pinot Noir, Merlot, Syrah o Cabernet Sauvignon, expresen notas, aromas y sabores totalmente diferente a lo que encontramos en vinos del valle central.

En el caso de zonas aledañas al lago Ralco y Santa Bárbara, pese a la gran oferta turística y productiva como pesca deportiva, trekking, montañismo, turismo cultural, fotografía y camping, la alta estacionalidad de la zona ha producido un lento posicionamiento de las propuestas turísticas que deben ser mejor articuladas, además de acelerar el proceso de comercialización de los mismos. No basta con generar la oferta sin tener demanda, porque eso genera frustración en los emprendedores del sector.

andes@andeswines.com

Share.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.