Vinos sudafricanos emblemáticos de gran tipicidad varietal

0

La historia de la vitivinicultura de Sudafrica se remonta a la época de la llegada de los primeros colonos a estas tierras australes del continente negro hace varios siglos, sin embargo, se la considera como un país productor del Nuevo Mundo debido a que su sector ha empezado a reflexionar sobre las tendencias de modernización solamente en los últimos decenios. Hoy en día, no es ninguna exageración afirmar que este proceso de adaptación a las nuevas condiciones de producción y del mercado internacional ha sido exitoso y, por consecuencia, los vinos sudafricanos vienen logrando cada vez mayor reconocimiento por parte tanto de los consumidores como de los críticos de vino de gran renombre.

En la actualidad en este país, que a nivel de flora y de fauna posee una extraordinaria biodiversidad, la superficie plantada de viñedo en producción es de unas 95 mil hectáreas – repartidas en 10 regiones – en las cuales las uvas blancas ocupan un 55% de la total. Las variedades que se cultivan más extensamente son las Chenin Blanc (18,5%), Colombard (12,0%), Sauvignon Blanc (9,7%) y las Cabernet Sauvignon (11,1%), Shiraz (10,4%), Pinotage (7,4%).

En cuanto al número de viticultores dedicados a la explotación agrícola del viñedo, esto supera la cifra de 3 mil (que es un 25% menos que hace 10 años). En la temporada recién pasada se vendimiaron 1,425 millones de toneladas de uva cuyo 82% se ha vinificado por unas 600 entidades elaboradoras. La producción de vino del país en 2017 ronda los 11 millones de hectolitros y esta cantidad confirma su posición en el séptimo lugar del ranking mundial.

Las variedades distintivas de Sudáfrica, sin duda alguna, son la Chenin Blanc y la Pinotage que han adquirido su mayor notoriedad y su mejor respuesta por estas latitudes convirtiéndose paulatinamente en su más emblemáticas. Del total de hectáreas cultivadas con uvas en todo el país, la representación de éstas en 2016 ha sido 18,5% y 7,4%, respectivamente.

La Chenin Blanc es una de las blancas más antiguas que procede de la región francesa del Valle del Loira donde en aquel entonces se ha conocido como “Pinot de la Loir” y solo varios siglos más tarde ha cambiado al nombre actual. Su introducción en Sudáfrica se produjo al inicio del siglo XVII cuando protestantes franceses buscaron refugio ahí debido a la limitación de la libertad de culto en su madre tierra. Su nombre local ha venido siendo Steen que le fue dado en honor de un Gobernador que ha desarrollado su cultivo en las zonas del Cabo Occidental.

Hoy en día, con un 17,7 mil hectáreas del viñedo total, ésta es la variedad más extensamente plantada en Sudáfrica donde se la cultiva en todas las regiones. (Un 64% de las plantas está en su plenitud, es decir, tiene la edad entre 10 a 20 años.) La cantidad de unas 300 mil toneladas de la cosecha total de Chenin Blanc representa alrededor de las 2/3 partes de la producción mundial de esta variedad.

Ultimamente, a partir de ésta se produce con esmero varios vinos que aseguran la máxima expresión de la variedad con muy buen carácter frutal y bouquet delicioso. (Al mismo tiempo, no se debe olvidar que durante largos decenios ésta ha venido siendo vinificado sin virtudes particulares. Hace un quarto de siglo su participación en la producción de vino total ha sido casi 40% cuya gran parte no ha dejado los mejores recuerdos al paladar.)

Uno de los típicos ejemplares es el Chenin Blanc de la añada de 2017 de la De Wet Cellar al que el Jurado de la edición recién celebrada del prestigiado concurso Michelangelo International Wine & Spirits Awards (Stellenbosch,Sudáfrica) ha otorgado la Trofea de su categoria, el más alto reconocimiento del certámen. La materia prima de ésto (alcohol : 12,5 %, acidez : 5,8 g/l, azúcar residual : 1,8 g/l, pH : 3,43) es procedente de un viñedo de 7 hectáreas que ha sido plantado en 2006 y en el cual se recogieron un total de 25 toneladas de uva en la última vendimia.

Esta bodega se ubica en el distrito Worcester, una ciudad en la provincia Western Cape que es situada al este de Ciudad del Cabo, en la región vinícola Breede River Valley. (Junto con la vecina Breedekloof tienen la mayor representación en cuanto a la superficie de plantaciones y al volumen de producción de uva en el país. En el valle protegido por los guardianes de varias montañas, donde éstas se encuentran, el suelo de formación aluvial se aprovecha para el cultivo de la vid desde hace más de un siglo y medio.) Se ha fundada en 1946 y actualmente cuenta con unas 950 hectáreas de viñedo en tres areas (De Wet, Overhex, Nuy) en las que se produce unas 20 mil toneladas de uva al año. La Chenin Blanc representa un 22% de participación en el área total de plantaciones cuyo 10% tiene más de un cuarto de siglo de edad. Trabaja con otras 4 uvas blancas (Chardonnay, Sauvignon Blanc, Muscatel de Frontignan, Muscatel de Alejandria) y también con 7 negras (Cabernet Sauvignon, Merlot, Shiraz, Tinta Barocca, Touriga Nacional, Pontak, Moscatel Negro) a cuya base produce 17 diferentes vinos (9 blancos, 6 tintos, 1 rosado, 1 espumoso).

La Pinotage, que proviene de un cruce entre las variedades Pinot Noir y Cinsault (debe su nombre a que la Cinsault anteriormente se conocía como Hermitage), ha pasado de ser casi exclusiva de Sudáfrica donde ocupa una superficie de cultivo de unas 7 mil hectáreas cuya mitad se concentra en tres regiones. (Un 63% de las plantaciones son con vides de la edad entre 10 a 20 años.) Esta ha sido creada en 1925, sin embargo, el primer vino a partir de ella se ha comercializado solo en 1941 y los años posteriores no han traido consigo una aceptación fácil. (Todavia no son pocos los que opinan que aún los mejores son difíciles de apreciar debido ante todo a su carácter aromático muy particular.) Se ha conseguido extenderse realmente entre los consumidores locales solo en la década de los 60 a cuyos pricipios algunos de éstos han podido obtener reconocimientos en concursos nacionales. Los éxitos internacionales se comenzaron a fraguar en los 90’s después de que varios expertos extranjeros de gran prestigio han empezado a alabar las cualidades de los vinos de algunos productores (Kanonkop, Nederburg, Jacobsdal).

El River Grandeur Single Vineyard Pinotage de la añada de 2014 de la bodega Viljoensdrift es uno de los representantes más dignos de su género que también ha sido merecedor de la máxima distinción del mismo concurso internacional sudafricano recién celebrado. Ella constituye la segunda variedad de la bodega en cuanto a superficie de sus viñedos (10%) ubicados a la orilla sur del mismo rio cuyo nombre lleva el valle donde el suelo es rocoso rojo con excelente drenaje. Este vino (alcohol : 15,0 %, acidez : 5,6 g/l, azúcar residual : 4,4 g/l, pH : 3,67) se ha hecho – con uvas cosechadas de vides de 6 años edad con un rendimiento de 6 a 8 toneladas por hectárea – en las instalaciones equipadas con las últimas innovaciones para la elaboración y almacenaje utilizando la tecnología más eficiente (tanques de acero inoxidable, depósitos de cemento a cielo abierto, barricas de roble pequeñas).

El origen de esta bodega, que lleva el nombre del fundador, se remonta a la tradición vitícola familiar iniciada en 1818 en el Valle de Robertson que se sitúa al sureste de Worcester (es decir, cerca de la antes mencionada) donde el terreno es rico en cal con contenido de arcilla alto que permite obtener uvas de muy buena calidad. En lo presente, la manejan los hermanos Fred y Manie, descendientes directos de aquel Viljoen quien sembró las primeras vides hace dos siglos en. Ellos han dado comienzo a un nuevo capítulo en la historia de la actividad emprendedora de la familia en 1998 cuando dejaron de vender sus uvas a otras bodegas y apostaron por hacer sus propios vinos avanzando en el camino trazado por sus antecesores y con el fin de consolidarse como un productor de referencia dentro y fuera del país. En estos tiempos, ésta dispone de 104 hectáreas de terreno destinado para el cultivo de la vid y aplica una gama limitada de variedades (Chardonnay, Sauvignon Blanc, Moscatel de Alejandría, Colombard, Semillon ; Shiraz, Pinotage, Merlot, Cabernet Franc) para producir vinos que resaltan una expresión distintiva de su origen. La producción anual de éstos gira entorno a los 15.000 héctolitros

Vale la pena hacer notar además que cada vez un mayor número de bodegas sudafricanas lanza al mercado vinos de la misma calidad alta de lo que puede uno convencerse al degustarlos no solo en su país de origen sino en el extranjero hacia donde se destinan las exportaciones que en 2016 aumentaban hasta los 4,3 millones de héctolitros, un 155% más que hace un década.

Fotos : autor ; cortesía de las bodegas De Wet Cellar y Viljoensdrift

27.10.2017 / Dr. József Kosárka ©

andes@andeswines.com

Share.

Leave A Reply