El giro hacia el Enoturismo de las viñas Chilenas no logra convencer a todas las Bodegas

0

Todas las bodegas en el mundo y en especial en Chile están evaluando ampliar el giro del negocio de producción de vinos hacia otros que entreguen una mayor rentabilidad porque exportar vinos está siendo cada vez más difícil.

El EnoTurismo es una opción bastante rentable, pero requiere de una estructura de gran complejidad que involucra sala de degustación, contratar personal para atender fines de semana y festivos si es que se quiere capitalizar la operación.

En este nicho, viñas como Casas del Bosque y Bodegas RE en Casablanca, Viu Manent y Casa Silva en Colchagua, Casa Marin en Lo Abarca, Matetic, entre otras, han entendido la importancia de vender en origen, pero también, vender productos de merchandising, alta gastronomía asociando el concepto a un Restaurant, entre otros.

En este sentido, no sorprende que Viña Errazuriz haya cerrado su área de enoturismo porque debido a la distancia desde Santiago, y el bajo posicionamiento del Valle de Aconcagua, decidiera bajar la cortina anunciándolo en un reportaje en prensa para convocar a privados, ya sea licitando o entregando la operación a algún interesado.

El que asuma el desafío, se encontrará con el mismo problema. La zona no ha logrado trabajar de forma coordinada para atraer visitantes, y se han generado esfuerzos independientes de varias viñas que no logran articular un circuito que se pueda promocionar en conjunto.

Este hecho está siendo abordado por un grupo de Bodegas que crearon la asociación de Viñateros del Valle de Aconcagua (Von Siebhental, Sanchez de Loria, San Esteban, Flaherty Wines, El Escorial)

En el grupo, destaca la reciente inauguración de una pequeña Viña llamada El Escorial, de propiedad de Rodrigo Espinosa Carey, que en menos de tres meses, logró publicaciones en revistas especializadas como Decanter y en medios nacionales por su comentado viñedo de montaña a 1.600 msnm, además de estar organizando eventos de primer nivel en sus instalaciones.

La prensa internacional como Financial Times, JancisRobinson.com, Revista Decanter, Wine Spectator y decenas de otras publicaciones han publicado decenas de páginas de las bondades y atributos de los suelos del Valle del Itata que está generando un alto interés por parte de inversionistas locales, nacionales y extranjeros para comprar terrenos y plantar nuevos viñedos, al igual que rescatar viñedos antiguos de las variedades país, cinsault o moscatel de Alejandría.

En el Valle del Itata se está experimentando un profundo proceso de cambio estratégico en su matriz productiva. El rubro forestal y vitivinícola comenzaron a cruzarse de forma frontal, generando una mayor competitividad por terrenos con viñedos antiguos de más de 150 años que todos desean proteger para producir vinos gracias a los esfuerzos de enólogos y viñas como Demartino, Miguel Torres, Pandolfi Price, entre otras.

Luego de los incendios en Maule y Bio Bio, el desafío es ir generando espacios tanto para recuperar el bosque nativo, y a la vez, proteger los viñedos antiguos repartidos en la ribera de los ríos Bio Bio y Laja en toda su extensión.

En el caso del Valle de Curicó, una opción que ha funcionado, es a través de contratar a reconocidos enólogos consultores como Georges Blanck, asesor de Viña Folatre, que tiene gran trayectoria y fue ex director enológico de Moët et Chandon, empresa líder de Francia en la elaboración de Champagne. De esta forma, y unido a un equipo enológico compuesto por Jose Luis Martin- Bouquillard, Hugo Gatica y Stephane Geneste, se logra obtener un precio promedio más alto que el tradicional en Chile para ser exportado en mejores condiciones. Ha sido un trabajo de años para poder consolidar el trabajo.

andes@andeswines.com

 

Share.

Leave A Reply