EEUU se prepara para otra invasión inglesa

0

foto 2Productores de vinos ingleses le dan la espalda a Europa en favor de una sofisticada ofensiva hacia la Costa Este de EE.UU.

Vinicultores ingleses están preparando un desembarco en varios frentes del mercado estadounidense apoyados por icónicas personalidades del vino, tales como Broadbent y Johnson, y varias medallas de los premios Texsom Awards.

Algunos de los productores más conocidos de la industria están involucrados, tales como Gusbourne, Chapel Down y Hush Heath en Kent y Camel Valley en Cornwall. Los productos de los últimos dos están siendo exportados por Red Johnson de la empresa exportadora British Bottle Company (BBC), mientras que desde Gusbourne han anunciado recientemente que su importador en EE.UU. será Broadbent Selections.

La BBC (compañía de la cual es miembro Hugh, padre de Johnson) acaba de anunciar su asociación con la empresa Vine Street Imports de Nueva Jersey.

“Los primeros productos a lanzar serán una colección de 12 vinos espumosos ingleses de las bodegas Digby Fine English, Hush Heath Estate, Bolney Wine Estate y Camel Valley”, señaló Johnson en un comunicado de prensa en donde agregó que también incluirán un par de ginebras de Pinkster y Boxer.

En octubre, la BBC presentará los vinos en Nueva York durante una celebración en conjunto con los editores del libro Pocket Wine Book de Hugh Johnson, libro que ha alcanzado 11 millones de ventas y que este año cumple 40 años desde su publicación.

Por otra parte, las bodegas Chapel Down y Nyetimber están planeando sus propias campañas. La segunda es considerada como una de las pocas bodegas con las primeras cosechas genuinas de Inglaterra, mientras que la primera no se queda atrás en cuanto a su reputación.

Mientras en Nyetimber continúan herméticos y sólo anuncian que a final de año estarán desembarcando en EE.UU., Mark Harvey de Chapel Down señala que están “en medio de negociaciones y a punto de cerrar un trato”.

“En un principio, nos enfocaremos en la Costa Este y sobre todo en Nueva York. En locales independientes, bares y restaurantes. Queremos plantar nuestra semilla aquí, hacer las cosas bien en Nueva York y luego expandirnos”.

Harvey sólo exportará vinos espumosos pese al extenso portafolio de vinos tranquilos de Chapel Down. “Hay que dejar algo en claro. En estos momentos, el espumoso inglés no es tan conocido”. Johnson comparte las palabras de Harvey, aunque señaló que a medida que el conocimientos sobre vinos crezca, comenzará a pensar en poner algunos vinos tranquilos en la colección.

Otros productores están cerrando acuerdos activamente. El año anterior, el empresario Steven Spurrier escogió a la empresa Boisset Collection de California para comercializar sus vinos de Bride Valley, mientras que los viñedos Ridgeview trabajan con Grand Cru Selections en Nueva York y desde el año pasado con Siema en Washington D.C. Para presentar sus marcas en EE.UU., en Gusbourneya se decidieron por Broadbent Selections, importadora ya consolidada en Virginia y dirigida por Bartholomew Broadbent, hijo de Michael.

“Por ahora casi no tenemos vinos para enviar pero estamos empezando a hacer presencia en EE.UU. En estos momentos aún somos desconocidos. Podría decir que nos tomará unos tres años establecernos comercialmente”, señaló al sitio web Wine-Searcher el CEO de bodegas Gusbourne Ben Walgate.

Walgate destacó como un aporte esencial las nueve medallas, incluyendo las dos de oro y una de plata, obtenidas por Gusbourne y Ridgeview en los premios anuales Texsom Awards realizados en Texas. Ningún productor es desconocido para premiarlo, considerando que Ridgeview es espléndidamente condecorado, incluyendo su triunfo en 2011 como Mejor Decantador de Vinos Espumosos por sobre Taittinger y Charles Hiedsieck. Sin embargo, esta es la primera gran victoria estadounidense.

Ningún exportador alberga dudas respecto a la complejidad y dificultad del mercado estadounidense, pero hay mucho optimismo que indica que ahora es el momento de establecer el espumoso inglés como una categoría.

“Llevamos cerca de dos años apuntando hacia EE.UU.”, indicó Hilary Green de viñedos Hush Heath en Kent. “Por mucho tiempo, todas nuestras negociaciones eran exploratorias, pero ahora creemos que es el momento de concretarlas”.

Muchos estarían de acuerdo y especialmente en la Costa Este, donde cualquier sommelier bien informado sabe sobre el espumoso inglés. “Ya no es una novedad. Ahora muchos saben que los grandes vinos espumosos vienen de Inglaterra”, señaló Liz Willette de Grand Cru Selections.

El optimismo inglés respecto al mercado estadounidense contrasta notoriamente con sus opiniones sobre el mercado europeo occidental, en donde el negocio del vino espumoso es altamente competitivo por razones obvias y también teniendo en cuenta que California es considerada una apuesta comercial más complicada que Nueva York, Chicago y Texas por las mismas razones.

“En Francia (representante del Champagne y otros estilos de espumosos) es difícil, en España (Cava) y en Alemania (Sekt) son más conscientes de los precios y ni siquiera lo he intentado con Italia (Prosecco), indica Green. “Hasta ahora estamos más enfocados en EE.UU. que en Europa”.

Se estima que la industria inglesa del vino está valorada en cerca de 100 millones de libras (145 millones de dólares). En cuanto a su producción de cerca de 5 millones de botellas al año, dos tercios de ellas son vinos espumosos. Existen 502 cosechas en 1956 hectáreas de viñedo.

En marzo de este año, se anunció que actualmente se exportan 250.000 botellas, cifra que el gobierno del Reino Unido espera incrementar por diez para el año 2020, considerando el valor de las exportaciones por 44 millones de dólares.

Johnson señaló que el acuerdo “marca un hecho importante para cumplir ese compromiso”.

Artículo original de Adam Lechmere publicado en http://www.wine-searcher.com/m/2016/05/us-prepares-for-another-english-invasion

Share.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.